Auditoría de eficiencia energética

Una auditoría energética consiste en realizar un estudio completo del consumo de energía de una instalación, donde se  contempla tanto los aspectos técnicos como económicos de todos los equipos consumidores de energía y las redes de alimentación, siendo su objetivo principal poder comprender cómo el mismo gestiona dicho consumo, detectar los puntos débiles donde se pierde energía o se emplea de forma inadecuada, y proponer medidas de mejora que reduzcan el consumo y mejoren la eficiencia energética.

Las fases de una auditoría son:

1. Recopilar información sobre la instalación y planificar la auditoria

Solicitud de Información previa:

  • - Documentación gráfica y escrita de las instalaciones (memorias, planos, mediciones y presupuestos de los proyectos de obra y de instalaciones).
  • - Facturas de los consumos energéticos.
  • - Horarios  de uso y ocupación.
  • - Datos climatológicos de la zona donde se ubica.
  • - Relación de máquinas y equipos que consumen energía.
  • - Año de construcción y relación de posibles intervenciones o reformas realizadas que afecten a la envolvente o a las instalaciones.
  • - Otros aspectos que el técnico considere de interés.

Planificación:

  • - Fases de la auditoría.
  • - Simulación para estimar el comportamiento energético de la instalación y calcular un balance inicial teórico de cargas y demandas.
  • - Planificación de las mediciones a realizar.
  • - Mediciones y equipos a emplear.

Información Con los equipos Elecgy-UP tomamos medidas cada segundo, con lo que se consideran todos los consumos, incluso si duran poco tiempo, que en el caso de medidas en un periodo mayor no se valorarían.

2.- Visita a la instalación para replantear la auditoría

Validación del Estado actual, hipótesis de trabajo, mediciones y equipos de medida.

3.- Estudio y análisis del comportamiento energético de la instalación

Comparar las simulaciones de cada consumidor de energía con las mediciones realizadas.

4.- Propuestas de mejora

Realizar propuestas de mejora agrupándolas en bloques, sistemas constructivos de envolvente, climatización, iluminación, recuperación de energía, etc… buscando un consumo energético optimizado al tipo de instalación estudiada.

5.- Estudio de viabilidad económica de las medidas de mejora

Estimar los períodos de retorno de cada propuesta.

6.- Emisión del informe

Se recogerá los objetivos perseguidos, el tipo de instalación y sus características técnicas y constructivas, las mediciones realizadas, las medidas correctoras propuestas y la viabilidad económica.