Ventajas de la Iluminación LED

La tecnología LED nos ofrece muchas y grandes ventajas:

Gran eficiencia lumínica: elevado ratio lúmenes/vatio entre 80 y 150 lúmenes/vatio, que sigue mejorando con los avances de la tecnología.

Mayor eficiencia energética: entre el 80 y el 90% del consumo energético se transforma en luz, por lo que las pérdidas por emisión de calor son mínimas, y por ello disminuye el consumo del Aire Acondicionado. Ver detalle de ahorro en Ahorro del LED.

Reduce la contaminación: al ahorrarse energía como consecuencia de los dos puntos anteriores, y se ahorran emisiones de CO2 que se producen al generar la electricidad con fuentes de energía tradicionales (carbón, petróleo, ...)

Gran variedad cromática: el espectro de colores posibles es muy amplio y se puede variar la tonalidad y la intensidad lumínica mediante programación, a través del circuito electrónico o driver necesario para su funcionamiento.

Se pueden fabricar con distintos índices de reproducción cromática (IRC o Ra), que suele estar entre 60 y 90, según interese. El IRC es la medida de la capacidad para reproducir fielmente los colores de varios objetos en comparación con una fuente de luz natural o ideal que tendría el valor 100.

Luz más saludable: se reduce la fatiga visual al no producir radiaciones ultravioletas ni infrarrojas como las lámparas de bajo consumo y fluorescentes y no tener parpadeo como en los fluorescentes y lámparas de bajo consumo.

Mejora nuestro ánimo, al emitir un elevado porcentaje de luz azul, que activa el cerebro humano. El uso en escaparates predispone al cliente a comprar.

El encendido es inmediato: no necesitan de un calentamiento para entregar la máxima potencia lumínica.

Se pueden instalar en circuitos con reguladores (depende del driver que incorporen) y sensores de presencia y crepusculares, incrementándose la eficiencia energética.

Resistencia elevada ante vibraciones y golpes: se minimiza el riesgo de rotura accidental y los consiguientes desechos residuales.

Elevada vida útil, tanto del LED como del driver, por lo que los costes de mantenimientos son menores. La vida útil suele ser la del driver, ya que el LED no deja de funcionar, sino que va reduciendo su capacidad lumínica paulatinamente, teniendo que ser reemplazados a las 30.000-50.000 horas.

Son más ecológicas: los componentes son reciclables en un 99% y cumplen con la normativa europea RoHS de sustancias contaminantes. No contienen productos tóxicos, como el tungsteno de las bombillas de filamento ni el mercurio de los fluorescentes.

Se reduce la contaminación lumínica: el reducido tamaño de los dispositivos permite integrar lentes para concentrar la luz y/o reflectores para dispersarla a bajo coste. Se puede orientar el haz de luz es fácilmente para aprovechar toda la luz generada.

La atracción sobre los insectos es menor, ya que éstos se sienten atraídos por las radiaciones de infrarrojo y ultravioleta, que no las emite el LED (les atrae el calor de las radiaciones de infrarrojos, y la radiación ultravioleta que juega un papel fundamental en el apareamiento y en la orientación de la navegación), y por la luz azul que sí la emite el LED, excepto el que emite blanco cálido, que está fuera del expectro azul.

Como consecuencia:

Se pueden crear múltiples ambientes: se pueden conseguir múltiples efectos, o simplemente que se enciendan o apaguen, mediante programación y combinando diferentes LEDs.

Se pueden controlar de forma remota a través de internet.

Casan muy bien con la producción de energías renovables, ya que debido a su poco consumo son ideales para ser utilizadas con generadores de energía fotovoltaicos, eólicos,..etc.

IMPORTANTE tener en cuenta:

Cuanto mayor es el IRC o Ra mayor es el precio. Dependiendo del sitio de uso la normativa marca el Ra mínimo.
Hay que lograr un equilibrio con el nivel de azules, ya que existen estudios que dicen que el exceso de color azul es nocivo para la retina, y para limitarlos se incorporan filtros, que son caros.

Los drivers emiten radiaciones electromagnéticas (EMC) y para limitarlas deben llevar filtros que lo encarecen, además, la vida de un producto LED es directamente proporcional a la vida del driver, por lo que es importante que esté bien diseñado y que la fabricación se realice con materiales y soldaduras de calidad.

Los productos LED, como productos electrónicos que son, tienen que cumplir una serie de normativas para poder venderse en el mercado, que los encarecen.

 

AdvertenciaEn el mercado se pueden encontrar sustitutos para casi todas las lámparas de uso común en la casa, pero debemos asegurarnos que no incumplen los puntos "IMPORTANTE tener en cuenta" anteriores. Especialmente hay que desconfiar de los productos LED baratos, que inundan el mercado.