Ahorro del LED

 

Cuando nos planteamos sustituir nuestras bombillas por LED una de las primeras preguntas que se nos viene a la mente es ¿cuanto voy ahorrar con el cambio?

Pues bien, el ahorro tiene cuatro vertientes:

1.- El ahorro debido a un menor consumo de energía para la misma potencia lumínica. Una aproximación se puede ver en la tabla siguiente:

Ahorro energético por tecnología

La eficiencia energética se recoge en las etiqutas energéticas de las lámparas, donde la tecnología LED se marca con la letra A, como se puede ver en la siguiente figura:

Eficiencia energética

La etiqueta de eficiencia energética es obligatoria tanto en lámparas como en bombillas, y viene marcado por el Reglamento Delegado (UE) nº 874/2012 de la Comisión, de 12 de julio de 2012, y la Directiva 2010/30/UE del Parlamento Europeo y del Consejo en lo relativo al etiquetado energético de las lámparas eléctricas y las luminarias, que complementa.

Cada tecnología tiene tiene su propia eficiencia lumínica (lúmenes/vatio) aunque a medida que se perfecciona la tecnología sube, como es el caso de los LED que ya se alcanzan 150 lúmenes por vatio:

Eficiencia lumínica por tecnología

2.- El ahorro en mantenimiento también suponen un ahorro, ya que tienen una vida útil mayor, cuya aproximación se puede ver en la tabla siguiente:

Vida útil por tecnología

3.- Otro elemento de ahorro es que se pueden instalar reguladores de potencia para aprovechar la luz solar e interruptores de presencia, de forma que se apague la luz en ausencia de presencia.

Sensores en escalera

4.- Por último, otro elemento de ahorro se debe a que no son una fuente de calor, por lo que en verano el Aire Acondicionado no necesita realizar un consumo eléctrico extra para sacar a la calle el calor generado por la iluminación. A ello se une el ahorro al comprar un aparato de A/A de menor potencia.

Aire Acondicionado